BLOG DE BEAKTOR

Tips y consejos para un teletrabajo más saludable

Extracto

Para un teletrabajo sano, hay que tener disciplina para evitar la sensación de aislamiento y soledad, para separar la vida familiar del trabajo y ante todo, para cuidar la salud física y evitar lesiones.

Hasta hace poco más de un año, trabajar en casa era, para mucha gente, una opción lejana. Soñado por unos, visto con suspicacia por otros, el teletrabajo era, en cualquier caso, algo de improbable entrada en la vida de la mayoría. No hará falta explicar hasta qué punto esto ha cambiado en la era Covid. Si estás leyendo esto, es más que probable que a estas alturas sumes decenas de horas de Zoom, Skype y otros programas creados para hacer videoconferencias. Es, nos guste o no, parte de la nueva rutina laboral.

De acuerdo a la experiencia colectiva, el factor positivo es muy ventajoso: libertad a la hora de organizar tus horarios, momentos de descanso elegidos por ti, más tiempo con la familia, ahorro en gasolina —con el consiguiente beneficio medioambiental–, menos gastos en la oficina, no tener que vestirte como no te apetece, descenso del estrés, facilidad a la hora de compaginar con las tareas caseras, comes en casa (y como ahí no se come en ninguna parte)… Por no olvidar el aumento de la productividad, demostrado por múltiples estudios (pongamos solo un ejemplo: el realizado por investigadores de Stanford y Harvard que, tras realizar un estudio con más de 250 trabajadores de una conocida agencia de viajes, arrojó un incremento de sus ventas de hasta un 13%).

¿Y los inconvenientes? Hay que tener disciplina para evitar la sensación de aislamiento y soledad, pueden surgir dificultades para separar vida familiar y trabajo, distracciones constantes entre el móvil y la nevera y hacer otro café, ver qué dicen las redes sociales, hiperdisponibilidad hacia tus jefes, no arrancar el trabajo o incluso no saber cuando terminar. Se te ha pasado el día y, ¿qué has hecho?

A estos últimos sumamos, de un modo más concreto y material, las lesiones. Muchas veces la posibilidad de ponernos cómodos nos lleva a hacer nuestra tarea en el sofá, a sentarnos en sillas pensadas para el tiempo que dura una comida, y esto acarrea dolores de espalda, problemas de columna y rodillas… Teclear, por ejemplo, acarrea extensiones y flexiones de la muñeca; rotaciones rápidas de la muñeca; movimientos de la muñeca con fuerza y desviación; todas ellas susceptibles de generar síndrome del túnel carpiano. La postura estática prolongada de cuello, hombro y brazo generan síndrome de tensión en la cervical.  Y es que, como nuestra casa no estaba pensada para trabajar en ella sino simplemente para habitarla, carece de un espacio óptimo concebido para trabajar. Tanto importa vigilar la disposición, comodidad y ergonomía de nuestro puesto de teletrabajo como tener unos horarios claros para ejercerlo.

Es importante conocer los trastornos traumatológicos más frecuentes que podemos sufrir en nuestra casa para evitarlos con el mobiliario y la postura adecuadas.

Como leemos en el estudio “Diseño de puestos de trabajo”[1], uno de los más habituales es la tendinitis, que no es otra cosa que la inflamación del tendón, por comprensión o rozamiento repetitivos. Puede suceder en las vainas tendinosas y los tejidos vecinos, o en las uniones con el hueso y el músculo y puede limitar la capacidad de movimiento. Otro es la tenosinovitis, que consiste en la inflamación de las vainas tendinosas y de la cápsula articular o sinovial. Cuando la falta de lubricación en los extensores de los tendones genera una fricción del tendón sobre la funda, estamos ante el síndrome De Quervain.

También hay que cuidarse del síndrome del túnel carpiano, que es lo que nos ocurre por el uso repetido de una herramienta con la muñeca en posiciones extremas:  puede ocasionar la inflamación y dilatación de los tejidos a su paso por el estrecho canal óseo el nervio mediano, en su recorrido desde el antebrazo a la mano. La epicondilitis (un tipo de tendinitis también conocida como “codo de tenista” o “codo ama de casa”) es la inflamación dolorosa del codo por la realización de trabajos repetitivos con objetos o por movimientos repetidos de cargas pesadas asociado a la flexo extensión de la muñeca, en concreto la hiperextensión de la muñeca y por la prono supinación con carga. Estas molestas patologías, relacionadas con costumbres tan cotidianas como sentarnos ante nuestro escritorio y teclear en nuestro ordenador, pueden evitarse prestando atención a la ergonomía. Estés donde estés, considera un ancho mínimo de 70 cm para mover las piernas bajo el escritorio, dispón de una silla con asiento y respaldo adecuado a la espalda —principalmente en la zona lumbar y torácica—, idealmente con descansabrazos, y mejor aún es ajustable y giratoria y cuenta con un reposapiés de material antideslizante con una inclinación ajustable entre 5° y 15°. Respecto a tu ordenador, no olvides que el borde superior del monitor debe coincidir con el nivel de los ojos, para evitar movimientos molestos en el cuello, y que para determinar la distancia recomendada entre la pantalla y el ojo, se debe estirar el brazo al frente, de manera que la punta de los dedos toque con el monitor.


[1] “Diseño de puestos de trabajo”, de Pedro R. Mondelo, Enrique Gregori, Joan Blasco y Pedro Barrau. Publicado por la Universidad Politécnica de Barcelona en 1998.  

Somos BEAKTOR

BEAKTOR es la herramienta definitiva para la era del teletrabajo: toda tu oficina en un único mueble. Diseñado especialmente para incorporar todo el ambiente de trabajo o estudio a tu hogar con un simple movimiento de apertura, BEAKTOR favorece el orden y la concentración, repercutiendo positivamente en tu autoestima, motivación y capacidad productiva

Síguenos en las RRSS

Shopping Cart

¿Quieres probar Beaktor?

Particulares

Escríbenos un correo a mybeaktor@beaktor.com o llámanos al +34 605 95 03 95 para concretar una visita a nuestro showroom. 

Empresas

Rellena el formulario para que conozcamos mejor tus necesidades. Te dejamos Beaktor por dos semanas para que pruebes, y posteriormente haremos un presupuesto personalizado, sea para suscripción o compra a tus colaboradores.